CUENTAME UNA HISTORIA by María Eugenia Esté

Contar historias da sentido a los patrones que encontramos en nuestro entorno, funciona como un mecanismo evolutivo que nos permite transmitir a otros lo que aprendimos por la experiencia y es una forma de mantener el sentido de grupo porque nos ayuda a compartir emociones, ideas y valores. Interrogado sobre la posibilidad del desarrollo de la inteligencia artificial, el famoso científico social e investigador de la cibernética Gregory Bateson respondió que una clara indicación de que estaríamos a punto de lograr vencer la diferencia entre la máquina y lo humano sería que, a una pregunta cerrada, la computadora empezara diciendo «eso me recuerda una historia...», en lugar de  contestar sí o no.

Read More

LA DIVULGACIÓN DE LA CIENCIA PARA AMÉRICA LATINA by Víctor Rogelio Hernández Marroquín

La comunicación de la ciencia y la tecnología para públicos no científicos tiene una larga tradición en países anglosajones. En América Latina, sin embargo, es una empresa de reciente data que ha surgido por el esfuerzo combinado de científicos individuales – empeñados con relativa visión de futuro en crear gabinetes de prensa en sus centros de investigación - y medios de comunicación que, siguiendo tendencias globales, abrieron espacios marginales a las noticias científicas, sobre todo aquellas que daban cuenta de avances tecnológicos a la moda o relacionadas con la salud y el bienestar.

Read More

NARRAR LA CIENCIA HOY by María Eugenia Esté

En Persea estamos tras el reto de narrar la ciencia de manera divertida, útil, bella e inspiradoramente.  Invitamos a los investigadores científicos, a los desarrolladores de tecnologías y a los comunicadores de la ciencia a sumarse a este proyecto contando las preguntas que animan sus trabajos, las hipótesis que persiguen, cuán divertido, útil, bello e inspirador es lo que hacen y los resultados que de ello obtienen.

Read More

REVISTA PERSEA by Alexandra De Castro

El aguacate (o palta) es una fruta originaria de Mesoamérica que apareció mucho antes de la llegada de los primeros pobladores americanos, durante el pleistoceno, hace 13.000 años aproximadamente. Su gruesa piel envuelve una pulpa muy nutritiva y una semilla gigante. Esa enorme semilla era perfecta para sistemas digestivos también enormes: la forma de la fruta coevolucionó como alimento de la megafauna de aquella época. Perezosos terrestres gigantes, armadillos gigantes, mastodontes y toxodontes se alimentaban de aguacates y dispersaban sus semillas con las heces.

Read More